De cómo llegó Bebesaurio (parte II)

La primera parte de esta historia cuenta sobre cómo llegó mi pequeño al mundo (operación y nacimiento), por eso ahora les contaré lo que pasó… En la clínica:

Las primeras 24 horas en la clínica las puedo resumir en dos categorías.

  1. «La cesárea», en la que puedo decir que es, incluso, menos dolorosa que una apendicectomia (según mi experiencia), siendo que es mas grande. Creo que es porque la primera es debajo de la linea del bikini, lo que según yo, es beneficioso pues al cargar o moverse no se utiliza tanto el musculo; en cambio en la apendicectomia, se corta el musculo por el lado derecho… y por Dios que se utiliza ese musculo, hasta para respirar. Ahora, ¿Cómo lo comprobé? pues porque me pude reír y llorar sin ningún problema esta vez (no hagan caso a sus emociones cuando les saquen su apéndice… es doloroso). Eso si, pararse de la cama… es un chiste!! o sea, hay que buscar la mejor forma de hacerlo jajajaj
  2. «El bebé», en realidad, según mi experiencia personal, fue algo extraño, entre alegría e incredulidad: «¿este bebé en realidad lo tenia adentro?, ¿él era el de las patadas?, ¿es mio?…¿Es mi responsabilidad?» pero es todo emoción… hasta que pasaron las primeras 24 horas.

wpid-wp-1407003821712.jpeg

El segundo día, para ser sincera y con el riesgo que me consideren la madre mas mala del mundo, cerrando esta pagina y no volver nunca mas a leerme, fue HORRIBLE. Empezando con el hecho de no haber dormido mas de 20 minutos seguidos (con un total de 2 horas o quizás menos) en toda la noche, resulta que en la mañana Mr. H tuvo que irse y yo me quedaba dormida con un seno al aire y un bebé pegado a él… y nadie mas quien pudiera ayudarme. Pues contacté a una enfermera -con la esperanza que pudiera llevarse a mi niño para que yo pudiera dormir- pero su respuesta fue «usted es la mamá… todas pasan por esto» ¿TODAS PASAN POR ESTO? Pues nadie me dijo, no lo lei en ningún blog o, quizás, no le tomé el peso… pues aquí va una verdad chicas LA PRIMERA NOCHE SE DUERME DE MARAVILLA PUES EL BEBÉ ESTÁ CANSADO, pero la SEGUNDA NOCHE NO, YA QUE TIENE HAMBRE, MUCHA HAMBRE y con el calostro no se llena nadie, es como tomar agua (palabras de mi matrona). El tema es que llamé a mi madre, para que pudiera acompañarme, desesperada, pues me caía de sueño -literalmente- sentía que en cualquier momento me descompensaba y moría allí mismo, ok… es exagerado, pero eso sentía. una hora después llegó mi salvadora y mágicamente tomó a bebesaurio y yo pude dormir, una hora seguida, pero fue lo que necesitaba. Cuando desperté le tuve que confesar que entre mis pensamientos dentro de la hora que se demoró en llegar, lo único que quería era salir corriendo, dejar todo y a todos, arrancarme de la realidad… Ahora lo recuerdo y me da mucha risa, pues cuando me vino a ver la matrona le conté con mucha preocupación lo que me había pasado y ella… pues ella me miró con carita de «obvio» y me dijo que asi era la maternidad… y que bienvenida jajajaj

La verdad es que le agradezco mucho a mi madre por haber estado allí y haberme contenido cuando lo necesitaba, pues era menester escuchar de ella que de hecho «había llorado también cuando yo había nacido, pues era muy pequeña y eso la abrumaba».

Después de esa dramática experiencia -lo fue para mi- el día y medio que me quedé, fue mas que nada dormir cuando mi pequeño dormía y tratar de ir al baño lo mas erguida posible jajjaa (digna, siempre digna). Ah!, también la matrona me llevó a maternidad y me enseñó como bañarlo, me explicó las vacunas que le pusieron y me dio las ultimas instrucciones de lactancia. El viernes 4 de julio fui liberada -haciendo mención al día de la independencia jajaja- y me enfrenté a mi primer día, semana, mes, etc., etc. con mi niño bello… pero en casa….

16 Comments

  1. Pingback: De cómo llegó Bebesaurio (parte I) | Nerdosauria

  2. Tiene que se muy duro, no creo que por mucho que leamos lo dura que es la maternidad nos podamos hacer una idea real hasta que llega el momento. No te preocupes por tus sentimientos ese segundo día, lo realmente importante es que te recuperes y cojas fuerza para los nuevos días.

    Un beso muy grande!

  3. Gracias por compartir tu experiencia. Mi primer hijo también nació por cesárea… Éstas son las cosas de la maternidad para las que nadie te prepara, ser madre es lo más maravilloso del mundo y nuestros hijos lo más importante, pero es duro y no todo son corazones y mariposas, todas en algún momento tenemos sentimientos de ese tipo y nos sentimos culpables y malas madres por eso! Pero es normal 🙂
    Querer mucho a tus hijos no quita que a veces quieras perderlos de vista para tener un rato para ti, para hacer lo que sea, leer, dormir, o sentarte a no hacer nada.

  4. Pues ya veo que no soy la unica diferente. Cada una vive ka marternidad comonle sale de dentro. Yo no llore cuando conici a mi bebe y tuve los musmos pensamientos que tu, la primeta noche no fue maravillosa y al pasar in post parto no muy bueno tampoco ayuda mucho a vivir la llegada del bebe con alegria extrema. Un besito

    • Eso de «mala madre» es taaan gracioso. sé que no lo soy, pero me siento culpable a veces de no estar ROSADAMENTE HAPPY y lo unico que hago es mejor tomarlo con humor.
      Gracias por pasar!

  5. Vikingo también nació por cesárea y no fue tan dura la recuperación como pensaba. Eso sí, tuve los mismos pensamientos de querer salir corriendo, y más cuando te quedas sola, Vikingo no lloraba, pero encontrarme allí con el peque sin saber que hacer me pudo, me dio ansiedad y todo. Son cosas que hasta que no eres madre no las experimentas y nadie te cuenta que ocurre esos primeros días…se pierde en el olvido con los años supongo.

  6. Nunca me han sacado el apéndice, pero la cesárea fue lo más doloroso del universo para mi, no me quiero ni imaginar como será la otra operación D:

    En cuanto al sueño, yo tengo recuerdos vagos de las horas de sueño, «creo» que dormí bien el primer día porque la enfermera, mi mamá y los medicamentos estuvieron ahí jaja, pero a partir de la segunda noche fue algo así como cuentas. Y aún algunas noches son así, se despierta en la madrugada sin ganas de volver a dormir y yo taaaan cansada.

    Bienvenida a la maternidad!

    • Yo lo pasé mejor en el preoperatorio de la cesarea y en el post operatorio de la apendicectomia… obvio, en la primera no habia dolor y en la segunda todos me atendian y podia dormir jajaja asi que al final de las dos, «no sacamos una buena» jajajaj

  7. Créeme esa etapa tan pesada en la clínica sucede siempre. Por eso es tan necesario el acompañamiento. Y hacer grupos de madres lactantes y con bebés de las mismas edades es muy saludable, para las madres y para las criaturas que por muy pequeñas que sean se empiezan a relacionar. Mucha suerte en esta expedición. Abrazos.

Deja una respuesta